pesar

Importancia de medir y calcular las porciones al comer

La clave de alimentarse bien no sólo tiene que ver con la frecuencia o el tipo de alimentos, sino también con la cantidad en porciones que consumimos. ¿Pero cómo saber dicha cantidad? Aquí te mostraremos de una forma clara y sencilla la cantidad adecuada de alimento que debes consumir en una comida o refrigerio, y la forma de medirla de un modo práctico y seguro.

¿Te gustaría aprender a hacerlo? En este artículo están las técnicas ideales para calcular el tamaño de comida que consumes, sin caer en la trampa de comer de más o que esto signifique un gran sacrificio de tu parte cuando dejas de consumir carnes, quesos, pastas y helados. Comencemos.

Por qué es importante medir y calcular los alimentos

Básicamente, la importancia de medir y calcular la cantidad de comida radica en que nos permite llevar un control preciso de las proteínas, hidratos y grasas que estamos consumiendo en cada plato.  Estos procedimientos nos facilitarán modificar y ajustar nuestra alimentación por una dieta más balanceada y baja en grasa, acorde con nuestra salud, lo cual nos conduce a una vida más plena y sana.

Cuántas porciones al día debemos comer

Expertos nutricionistas a escala mundial, recomiendan comer cinco o más veces al día teniendo en cuenta el tamaño correcto de las porciones. Es decir: 3 platos fuertes bien balanceados (desayuno, almuerzo y cena), y 2 comidas intermedias no fuertes. Estas 5 comidas deben ser abundantes  en frutas y verduras, ya que son bajas en grasa y ricas en fibra. Además, ayudan a controlar el peso y evitar enfermedades como el cáncer, diabetes, o problemas cardiovasculares.

Cómo medir las porciones

Existen diferentes métodos y técnicas para medir las porciones de los alimentos que consumimos, algunos más tradicionales y rudimentarios que otros, y sin embargo igual de efectivos. Veamos lo más destacados:

Pasta: usa las manos para medir la porción adecuada, por ejemplo, un puño cerrado sería el tamaño adecuado para la pasta, que se puede completar el plato con verduras cocidas o ensaladas crudas.

Carnes: la medida ideal para un bife de carne sería la palma de la mano. Coloca poca sal al cocinarlo y una tapita de mostaza o un chorro de aceto balsámico para darle más sabor.

Postres: un puño cerrado, preferiblemente el tuyo, es el tamaño recomendable para tus postres. Aunque suelen ser ricos pueden repercutir considerablemente en tu peso. Su consumo no debe superar una vez por semana.

Hortalizas: aunque las hortalizas son muy saludables, todo en exceso es perjudicial. Para calcular la dimensión adecuada a consumir, junta las dos manos y lo que entre en ellas será el volumen correcto y justo.

Queso: el trozo apropiado de queso debe ser de dos dedos. Preferiblemente magro o sin sal. La medida ideal para una porción de queso rallado sería una taza normal de café si es muy graso, y una tasa grande si es magro.

Mantequilla: este alimento posee un alto contenido en grasa y debe considerarse bien la cantidad de consumo. La medida recomendada no debe ser mayor a la punta de un dedo.

Trucos caseros para calcular las porciones

Aquí te dejamos algunos de los trucos, claves y recomendaciones más cotidianas y tradicionales para calcular las porciones de nuestros alimentos. Los cálculos siempre serán relativos y se ajustarán a las necesidades y exigencias de los comensales:

  • Nunca comas de la bolsa: correrías el riesgo de comer de más. Es preferible que dividas el alimento en tazones o bolsas pequeñas, lo que te permite tener una medida constante y segura.
  • Platos pequeños: servir la comida en platos más pequeños como los de ensalada te lleva a habituarte a una porción permanente para platos fuertes. Si quieres bajar de peso, guarda los platos grandes para no caer en tentaciones.
  • Dos mitades: la mitad del plato debe contener verduras, y la otra mitad, entre proteína magra y granos enteros. El ocupar la mitad del plato con verduras vivas es el método más sencillo para engañar al ojo y al cerebro para disminuir porciones.
  • Refrigerios: como se recomiendan frutas, ensaladas, galletas de trigo, o vegetales, el cálculo de estas porciones siempre serán en función del puño de tu mano o por el tamaño unitario de la fruta o porción. Recuerda que el cálculo aquí no es para llenar el estómago sino para calmar la sensación de hambre.

El uso de la balanza para medir y calcular

Lo más recomendable siempre será controlar y conocer el valor nutricional de los alimentos que consumimos. Si cualquiera en el hogar, bien sea padre, madre, hijos, abuelos, y todo el entorno familiar pueden llevar un registro de calorías, grasas, carbohidratos, colesterol, fibras, pues resultaría mucho mejor y efectivo.

En estos casos, lo ideal es contar con una herramienta que te ofrezca información nutricional de frutas y vegetales, pero que además permita recopilar y almacenar información proteínica de los alimentos que ingieres en el día y semana, evitando que caigas en el error de comer de más.

La herramienta más idónea es una balanza. Pero no cualquier balanza. De todas las opciones aquí recomendamos una en particular por su versatilidad, tecnología y excelente calidad y precio: la balanza de cocina computarizada de Great Pills. Este producto es nuevo y cuenta con cuatro sensores de laboratorio de alta precisión, garantizando cálculos y porciones sin márgenes de error.

Otra de sus útiles características es que la información nutricional puede ser agregada a la memoria, donde puedes llevar un control de numerosos eventos alimenticios a lo largo del día, determinando el valor nutricional de más de 999 alimentos diferentes previamente cargados.

Puedes usar balanzas analógicas, mecánicas y hasta rudimentarias, pero su exactitud y efectividad siempre estará cuestionada. Con una balanza computarizada, en cambio, sumarás contenido nutricional de cada alimento, sin que tengas que pasar por el engorroso proceso de cálculo de los mismos. ¡Puedes grabar las comidas de todo un día e incluso una semana! Este tipo de balanzas tiene la opción de recordar incluso apagada.

En conclusión: si te preocupa tu salud, peso y apariencia física, conocer la importancia de medir y calcular nuestros alimentos al comer resulta una de las alternativas más seguras y confiables. Sólo toma en cuenta los métodos, trucos y consejos anteriores y verás resultados inmediatos.